¿Necesito un nuevo sistema? Cuando en una empresa llegan a hacerse esta pregunta (y la duda puede surgir desde la alta dirección o de las áreas de finanzas, operaciones o producción, entre otras), es porque algo les hace ruido, un elemento los hace salir de su estado de confort.

Como en el amor, cuando uno piensa en una nueva pareja, es porque algo ya ocurrió y porque las cosas no funcionan como antes. Sin la aparición de esta pregunta no habrá proceso de compra de ERP.

Existen diversas razones que motivan a pensar en un cambio de sistema:

  1. Se quejan las personas que trabajan en el día a día

Muchas veces, el dueño no está en el manejo del día a día y no percibe la tortura, la pérdida de tiempo o la pérdida de oportunidades que puede significar para su personal hacer esfuerzos inútiles con sistemas manuales fácilmente automatizables o con sistemas obsoletos o inadecuados

  1. Exceso de ineficiencias

La empresa usa un software. De repente, le surge una nueva necesidad. En lugar de explorar su sistema para ver si puede cubrirla de alguna manera, crea una planillita en Excel (o herramientas similares, apelamos aquí al “Excel” porque es un genérico del mercado) o le pide a un programador que arme algo específico

  1. Aparición de pains

Según la industria y la posición de la persona en el organigrama, comienzan a visualizarse pains repetidos: – El responsable de finanzas no llega a cubrir los bancos porque no cuenta con la información necesaria. – El de marketing no genera la demanda que busca. – El comercial no llega a cubrir su cuota. – El de recursos humanos se siente incapaz de controlar y retener sus mejores talentos. – El de servicio al cliente no da abasto y se le pierden los reclamos. – El de compras no controla los tiempos de entrega ni las subidas, bajadas de precios y tampoco puede renegociar en tiempo y forma.

  1. Los zapatos aprietan

Otra razón habitual que lleva a la evaluación de un nuevo software es un cambio en determinadas condiciones de la empresa. En general, los viejos zapatos van quedando apretados por alguna de estas tres razones: – Algo que sube (costos, cantidad de pedidos, devoluciones, reclamos, cantidad de sucursales). – Algo que baja (rentabilidad, cantidad de pedidos, número de clientes). – Aparición de una nueva normativa

  1. El sistema es un palo en la rueda para las nuevas oportunidades

Si ante una oportunidad de negocios o una idea novedosa, el sistema actúa como barrera, algo está fallando. Un ejemplo sencillo: un vendedor de medialunas quiere ofrecer servicios para empresas. Su idea es tener un equipo de gente que llegue a los diferentes pisos de un edificio de oficinas con el producto, entregue, tome nota y facture después en base a eso. Por más bonito que sea el plan comercial, si el sistema no contempla esa operatoria, se vuelve inviable. Es bastante común que un empresario prefiera dar por cancelada la idea antes de evaluar otros sistemas del mercado que puedan darle el soporte.

En todos los casos, acceder a tips y secretos para evaluar, adquirir, implementar y mantener el software ERP es esencial para incrementar las probabilidades de éxito del proyecto.